caprínidos

Si existe una especie animal por la que guardemos especial afecto, sin duda las cabras tendrían muchas papeletas para llevarse tal honor. De hecho, tenemos un tablero en Pinterest dedicado a este noble animal y sus subespecies.


No son pocos los ratos que llevamos acumulados observando su comportamiento con el más absoluto asombro. Su dentadura, su cornamenta, su forma de procesar los alimentos o su organización y comportamiento en sociedad son algunos de los detalles más llamativos.

cabras-5

Desgraciadamente, muchos de estos ratos tienen un denominador común: una valla metálica nos separa y mientras nosotros podemos volver a casa o seguir nuestra salida de campo, ellas permanecerán estabuladas en el perímetro que tienen asignado desde su nacimiento.

No resulta difícil apreciar, tras establecer contacto visual con cada uno de los miembros del rebaño, que ellas mismas son conscientes de su limitación territorial y libertaria. La amplitud de su personalidad y el carácter que atesora cada uno de esos cuerpos queda reducido a un número sujeto a la oreja, dejando de ser individuos y pasando a convertirse en rebaño.

cabras-3

La sensibilidad, el afecto y la humildad deben ser entrenadas para saber ver en un rulo de queso una situación que, como mínimo, resulta injusta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s