algodón, lino y cáñamo

El progreso técnico ha servido al humano para desarrollar infinidad de materiales sintéticos que poco a poco van sustituyendo a aquellos más tradicionales. La idea base de este desarrollo es reducir el consumo de recursos naturales, aquellos que provienen principalmente de la transformación y tratamiento de diferentes especies vegetales.

DSC_0091

Aunque esta idea puede resultar a todas luces positiva, bien mirado y reflexionando sobre ello, podemos llegar a la conclusión de que no es así. En primer lugar, estos materiales sintéticos requieren de grandes industrias para su fabricación, con el elevado consumo energético y el impacto ambiental derivado que estas actividades conllevan: electricidad, emisión de gases tóxicos y contaminación de aguas por los tintes principalmente.

DSC_0092

Irónicamente, muchos de estos materiales tienen como componente principal un recurso natural que ha sido gestado durante millones de años en el interior de la tierra y cuya extracción genera importantes desequilibrios, no sólo ambientales, si no también políticos, económicos y sociales; hablamos evidentemente del petróleo. Este líquido es la base de fibras sintéticas como el poliéster, el nylon o el PET entre otras.

DSC_0095

Bien, una vez fabricadas estas fibras sintéticas, aparece otro de los principales inconvenientes: la gestión del residuo. Dada su composición plástica, son materiales difícilmente biodegradables, por lo que si no son bien gestionados deambularán por las aguas durante décadas o ensuciando entornos de los que no deben formar parte.

DSC_0103

En el caso de tirarlos a la basura orgánica, la incineración de este tipo de deshechos provocará gases elevadamente tóxicos y de efecto invernadero. Si son separados en el contenedor de plásticos, en la planta de reciclaje serán con suerte utilizados nuevamente para generar materiales de características similares, algo que no minimiza los riesgos anteriormente expuestos.

DSC_0117

Dejando a un lado toda esta argumentación ambiental, que puede resultar farragosa y dependiendo de la sensibilidad de cada uno, incluso cínica, argumentemos en base a un plano estético. ¿No resultan mucho más atractivos los materiales que aparecen en las fotografías? ¿Tantos beneficios adicionales aportan las fibras sintéticas respecto a las naturales? ¿Somos más listos que la naturaleza?

DSC_0110

Pues eso; algodón, lino y cáñamo son tres hermosas plantas que están ahí para ser utilizadas, eso sí, de forma racional. Las plantaciones de estas especies pueden ser más fácilmente gestionadas de forma sostenible, aunque es igualmente cierto que su cultivo para la gran industria implica en algunos casos arrasar territorios y explotación de trabajadores.

La clave está en un uso moderado, calculado y responsable de los recursos. Y una vez utilizados, y ahí es donde viene la principal ventaja de las fibras naturales, su gestión como residuo resulta mucho más inocua para el entorno, pues al tratarse de vegetales transformados su biodegradación resulta más sencilla y acelerada.

Por cierto, qué bonitas son las cañas al atardecer.

DSC_0029

Anuncios

3 pensamientos en “algodón, lino y cáñamo

  1. Creo que más allá de que el material en cuestión sea natural o sintético, es cómo es su producción industrial y cuál va a ser su tratamiento una vez que el producto ya no cumple con su función inicial. Ahi es donde deberíamos ser más efectivos para que nuestro planeta tenga la vejez que e merece. Pero como hay tantos intereses y quienes están más arriba no lo van a ver, parece que preocupa poco o nada. Sin embargo, te confieso que los materiales naturales que nos muestras son geniales.

    • Hay mucha razón en tus palabras. El pretexto de este post era señalar que incluso una decisión, a priori trivial, como es la elección de una simple cuerda, conlleva una responsabilidad.

      Por otra parte, la distinción entre natural o sintética era conocer los ciclos de producción-uso-deshecho de ambas. No se esconde que en las plantaciones de estos cultivos se pueden encontrar prácticas igualmente nocivas, aunque como residuo, sí parece que las fibras naturales tienen un comportamiento menos nocivo.

      En cualquier caso, es muy reconfortante que una entrada de este tipo provoque reflexiones, comentarios y argumentaciones como la tuya; de eso se trata.

      Gracias :)

  2. Pingback: Gossypium | las soluciones de [rowelt]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s